¿Hipersensibilidad al Dolor Emocional?

Si eres una de esas personas que sufre hipersensibilidad al dolor emocional, ya sea propio o de otras personas, en este artículo puedes encontrar consejos que te ayudarán a recuperar el equilibrio, sentirte fortalecida y volver renovada a tu rutina.

Todo lo que percibimos de nuestro entorno tiene un efecto en nuestra fisiología

Unas personas más que otras perciben, sienten y son conscientes del dolor que determinadas imágenes, conversaciones, sonidos e incluso recuerdos pueden provocar en su cuerpo, casi de manera inmediata.

En algunos casos estos desequilibrios emocionales pueden llegar afectar la salud y el bienestar de quien los siente desembocando en algún tipo de infección u otra enfermedad.

Recientemente me he sentido expuesto a una gran carga emocional en mi entorno y he acabado enfermado de infección en los riñones. Después de varios días de escalofríos, fiebre y dolor muscular es lo que han revelado los análisis de sangre y orina.

A diferencia de otras ocasiones he tomado este paréntesis en mi vida para observar, reflexionar, aprender, descansar!!!

He aprendido que podemos encontrar en el dolor una oportunidad para sanar.

El descanso es esencial para recuperarte de cualquier enfermedad y liberar tensión emocional. Así que detente, presiona el botón de stop y re-sintoniza.

Mientras descansas sigue tu respiración, durante este periodo de descanso la respiración se convierte en tu centro de atención. Respira! Es una buena ocasión para acceder al espacio interior, transformar tus pensamientos limitantes y crear algo nuevo.

Bebe mucha agua, mantente hidratada. Puedes añadir al agua unas gotitas de limón y jengibre en rodajas. Bebe sorbitos de agua a lo largo del día para depurar tu organismo y eliminar toxicidad.

Simplifica tu dieta, reduce alimentos procesados, congelados y enlatados. Come alimentos frescos, de estación, ligeramente cocinados y en pequeñas cantidades. Añade especias a tus comidas, aprovecha su valor curativo. Los aceites naturales son muy beneficiosos para suavizar e hidratar el tracto digestivo e intestinal. Utiliza aceite de oliva y de coco por sus cualidades calmantes y refrescantes.

Una vez hayas recuperado tus fuerzas… toma un paseo al aire libre, oxigena tu organismo… Integra la experiencia!!!

FullSizeRender (11)
Libertad Emocional

Deja una respuesta