Utiliza las Asanas Para Favorecer la Meditación

La practica de las asanas -posturas de yoga-,  te ayuda a flexibilizar el cuerpo, enfocar la mente y mejorar la respiración.

Trabajando los alineamientos, los estiramientos y la atención en la respiración progresivamente vas ganando una conexión más profunda con tu cuerpo. Esta conexión te permite encontrar ese punto medio entre tensión y relajación, donde te sientes verdaderamente cómoda contigo misma, mientras sostienes las posturas.

FullSizeRender (8)

Al realizar una practica de yoga consciente, amorosa y compasiva, la tensión del cuerpo y el dolor físico tienden a disminuir. Lo cual favorece el enfoque de la atención durante la meditación.

Unos minutos de conexión cuerpo-mente en la mañana hacen una gran diferencia a lo largo del día. Para conocer más acerca de la meditación puedes hacer click aquí.

A continuación te comparto algunas de las posturas que a diario me ayudan a despertar progresivamente el cuerpo y prepararme para la meditación.

Para comenzar tumbada sobre la espalda, toma consciencia de la respiración en el cuerpo.

IMG_4428

Inhala profundamente y trae las rodillas al pecho, muévelas a un lado y al otro suavemente masajeando la zona lumbar.

En el centro extiende las piernas hacia arriba, agarra con tus manos las piernas por detrás y eleva el cuello y la cabeza hacia las rodillas.

Siente como tu cuello se alarga mientras sacas el pecho y relajas los hombros.

Extiende las piernas hacia arriba y hacia abajo, lubricando la articulación de las rodillas. Repite varias veces.

Cruza la rodilla derecha por encima de la pierna izquierda, previamente extendida en el suelo. Con la mano suavemente ejerce presión sobre la rodilla hacia el suelo. Gira la cabeza hacia el lado contrario y relaja los hombros. Siente el alargamiento en la espalda.

Una vez sentada puedes estirar la espalda en todas direcciones, primero hacia los lados y luego hacia adelante y hacia atrás. Despertando tu columna en todas direcciones.

Siempre recuerda durante la practica:

  • Seguir tu respiración
  • Relajar la vista
  • Mantener la conexión con tu cuerpo a través de las posturas
  • Adoptar una actitud amorosa y compasiva hacia ti misma

Después de estos estiramientos el cuerpo está preparado para sostener una postura por más tiempo y adentrarte fácilmente en la meditación.

IMG_4349

 Deseo que este artículo sea de ayuda para ti, siéntete libre de dejarme tus comentarios a los que responderé con gusto. Feliz día de hoy!

Deja una respuesta